Cuando pasión y profesión se conjugan

Rubén Rezola estudia Kinesiología y Fisiatría en nuestra Sede Santa Fe y es un amante y profesional del kayak. Recientemente participó en la Copa del Mundo del Kayak en Alemania y en agosto viajará hacia Portugal para competir en el Campeonato del Mundo.

“Siempre me gustaron los deportes de agua, cuando era chico vi el canotaje por televisión y le pedí a mi mamá que me lleve a practicarlo sin saber ni cómo se llamaba”, relata Rubén, el canoista argentino de 27 años que participó de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y Río 2016, y que hoy se sigue entrenando a la par que estudia Kinesiología.

Llegó a la carrera de la mano de su gusto por la mecánica de autos, haciendo una analogía con la “mecánica del cuerpo” que le mostraron los distintos profesionales que lo atendían durante sus entrenamientos. “Gracias a ellos pude continuar a pesar de las diversas lesiones que tuve. Decidí aportarle la parte teórica a mis conocimientos prácticos y fue así que comencé a estudiar en el IUGR”, destaca el joven.

Rezola concibe al deporte como uno de los principales agentes educadores. “A mí me enseñó todo: desde saber cómo manejar un kayak hasta saber cómo manejarme en la vida, en mi corta vida”, dice sonriente, y agrega que  “Por el deporte dejé de estudiar y por él volví a las aulas para comenzar una carrera universitaria”, concluye nuestro estudiante, a quien institucionalmente acompañamos otorgándole una beca que le posibilita conjugar sus dos pasiones.