Por Decreto Presidencial somos Universidad

En el día de la fecha se publicó en el Boletín Oficial, el Decreto 828/2018, en el que se autoriza a que el Instituto Universitario del Gran Rosario cambie de estatus a Universidad.

En el Decreto, se reconoce que a lo largo de los años en que la CONEAU nos ha evaluado “el INSTITUTO UNIVERSITARIO DEL GRAN ROSARIO ha desarrollado y mejorado las funciones básicas universitarias, logrando una creciente integración y consolidación institucional; que el desarrollo de las carreras actualmente vigentes se corresponde con los objetivos y planes de acción de la Institución; que la estructura de gestión académica y los contenidos curriculares resultan adecuados; que en las sucesivas evaluaciones de las que fue objeto el INSTITUTO UNIVERSITARIO DEL GRAN ROSARIO se ha podido apreciar un crecimiento sostenido de las actividades académicas y la matrícula de grado y posgrado; y, que el plantel docente actual garantiza el desarrollo satisfactorio de las actividades en curso”.

El Rector de la ahora Universidad del Gran Rosario, Lic. Arturo Forcher, reconoció que si bien era algo que esperábamos, “no  hay muchos proyectos que se hayan presentado en la última década de institutos universitarios que hayan logrado la Autorización Definitiva, mucho menos el cambio de estatus a Universidad”.

“Somos una Universidad con plena autonomía, nos va a exigir un trabajo adicional a partir de hoy y confiamos en seguir esta construcción colectiva que ha sido posible también por el tezón del hoy Rector Emérito, Ing. Javier Macchi”, destacó Forcher.

Por su parte, el Ing. Macchi, quien fuera uno de los fundadores de este proyecto educativo junto con el Ing. Raúl Arino, reconoció emocionado que “para las instituciones hay días y días. Pero para ésta, hoy es el día más importante”, y destacó que “es un orgullo institucional leer la evaluación de la CONEAU que se expresa en este decreto”.

Hoy, 18 de septiembre de 2018, celebramos que el trabajo colectivo ha dado sus frutos, que los esfuerzos de todas las personas que han pasado y que siguen estando en nuestra casa, se reflejan en este resultado que no hubiera sido posible sin el aporte de cada uno, de cada una.

La Universidad del Gran Rosario ya es una realidad.